EL PROJECTE ORIOL

El Projecte Oriol neix el 5 de gener de 2012 com a resposta social a:

1.- Donar una resposta econòmicament viable a persones amb un grau de discapacitat psíquica que precisin d'un suport intermitent o limitat per a les seves AVD (Activitats de la Vida Diària).

2.- Proporcionar una manera de guanyar-se la vida a persones que per la raó que sigui poden prestar el servei que se'ls hi demana.

En sí el Projecte Oriol consisteix en una oferta (cartera) de llars de convivència on puguin conviure-hi 1 o 2 persones amb els titulars de la mateixa a través d'un contracte de convivència que inclou una sèrie de funcions de cuidador. Dites llars es troben supervisades i assistides en matèria d'assistència psiquiàtrica i social pel Gabinet del Dr. Peris.

PER MÉS INFORMACIÓ SOBRE PLACES o EL PROJECTE: 93-125.15.02 - 93-008.31.49 - gabinetperis@gmail.com

jueves, 31 de mayo de 2012

EL TRASTORNO ADAPTATIVO-3 Tratamiento

Suscríbete al blog. También puedes seguirlo desde la página de facebook: https://www.facebook.com/ProjecteOriol Si te suscribes a la página marcando Me gusta, te avisará face de lo que se vaya publicando.

Blogger no usa tu correo electrónico para invadir tu intimidad o enviarte propaganda.
 
La atención al Trastorno Adaptativo de manera integral y correcta implica como en muchos trastornos mentales la farmacoterapia y la psicoterapia.

La complejidad del trastorno nos vendrá determinada por:
  1. Las características del estresante:
            1. Agudo (pérdida trabajo, rotura sentimental),
            2. Crónico (bullying, mooving),
            3. Intenso (desahucio, desastre natural),
            4. Leve (suspensos, surmenage laboral estacional),
  2. La personalidad y escala de valores de a quién afecta: hay personas más sensibles que otras, hay temas que afectan más profundamente a unas personas que a otras, capacidad de tolerancia a la frustración, capacidad de aceptación de los cambios.
  3. La existencia de un trastorno mental previo: depresión, ansiedad, etc.
Todo ello hará que el enfoque del tratamiento y su resultado sea distinto. Por ello es muy importante no empezar a tratar un trastorno adaptativo sin haber hecho una exploración de la persona que lo sufre.

Los fármacos básicos ya los hemos comentado en la anterior entrada: antidepresivos y ansiolíticos. Pero en función de la complejidad del cuadro quizás abramos de añadir otros, como por ejemplo el uso de hipnóticos si el insomnio es grave, de sedantes si las alteraciones conductuales son graves, etc. Pero si no hay una patología de base previa a la que el tratamiento antidepresivo dé resultado, hay que irlos retirando a todos. El tratamiento ha de tener una durada mínima de entre 6 y 12 meses una vez controlados los síntomas.

El papel fundamental en la mayoría de trastornos adaptativos no complicados o complejos (asociados a otros trastornos mentales) es la psicoterapia.

La psicoterapia ha de iniciarse cuando el antidepresivo empiece a trabajar bien. Ello suele ocurrir a los 15 días.

A mi modo de entender, la mayoría de los pacientes se benefician en mucho de la terapia cognitiva. Entender, aceptar y avanzar.

Los mecanismos psíquicos que actúan en un trastorno adaptativo son idénticos a los del duelo. De hecho es un duelo.

Negación, ira, pacto con el destino, depresión y aceptación. Hay que recordar que no se dan una detrás de otra sino que van y vienen hasta la resolución:
  1.         Negación: ello no me puede ocurrir a mí, ello no me está ocurriendo a mí. Suele ser la primera defensa ante un evento traumático.
  2.         Ira: es cuando nos enfadamos por lo que nos ha ocurrido. Nos enfadamos con el destino pero como que el destino no tiene rostro lo proyectamos sobre los demás que “están bien”. Es el “No es justo que me ocurra esto a mí” o el “por qué me ha de ocurrir esto a mí si yo no he hecho nada para merecerlo” o cualquier otra excusa. Es una fase de “porqués”  y representa lo bien acostumbrados que estamos al sedentarismo vital.
  3.         Pacto: pactar con el destino (o con Dios) una alternativa dentro del desenlace del evento traumático. Esta fase aporta una reflexión sobre lo acontecido y nuestras responsabilidades (nuestras “culpas”). “Si salgo de esta, me preocuparé más por mi salud” o “por mis amigos” o “por mí familia”, etc. Como si tuviéramos alguna responsabilidad sobre lo ocurrido que aceptándola y resarciéndola el tiempo tirara hacia atrás. En el fondo, el pacto nos prepara para la aceptación ya que todos sabemos que lo acaecido, acaecido está.
  4.         Depresión: Esta etapa discurre como las otras a lo largo de todo el proceso y en el fondo es la manifestación del agotamiento mental al que estamos sometidos, puede tener solo connotaciones depresivas o puede predominar la ansiedad o la irritabilidad u otras alteraciones conductuales, o pueden conjugarse varias. Pero lo importante es entender que todo ello es una manifestación del estrés.
  5.         Aceptación: aceptar es entender de manera no solamente racional sino emocional. No nos gusta lo que ha ocurrido pero ha ocurrido. Es cuando dejamos de torturarnos por algo que ya ha sido. Es cuando hemos de empezar a mirar hacia adelante y a buscar nuevas alternativas vitales. Cuando se acepta, todo se relaja y soltamos amarras del dique seco para volver a navegar; miramos hacia adelante. Seguramente seremos más precavidos y más sabios.
En este proceso el terapeuta ha de acompañar al paciente, guiarlo a veces y sacudirlo otras.

Si el caso es “Normal” con un proceso de 3 meses es suficiente para sacar al individuo del bache que se ha producido en su vida.

El paciente suele llegar de manera muy lamentable a nivel psíquico a la consulta. És reconfortante para ambos (terapeuta y paciente) cuando se produce una evolución favorable en pocos días y cómo el paciente encara su nuevo futuro.

En otros casos, no hay resultados y ello suele ocurrir cuando concurren otros trastornos, sobre todo trastornos de la personalidad. Son personas que se anclaran al avatar y lo convertirán en otra “excusa” para seguir cómo están. Aquí la terapia habrá de centrarse más en el problema de la personalidad que no en lo que ha ido ocurriendo a lo largo de su vida.

Cuando el evento estresante es crónico, nuestra intervención ha de ir encaminada en dos sentidos:
  1. Si el estresante lo provoca nuestro quehacer: bullying, mooving, amenaza de despido, amenaza de separación, habrá que ayudar a la persona a:
    1. Oponerse, o
    2. Ponerse de perfil (dejar de ser el blanco)
    3. Actuar (plantear el hecho que se intenta evitar)
  2. Si el estresante se incorpora a la vida y no puede actuarse cómo hemos indicado en el párrafo anterior, cómo es el caso de cuidar a un familiar de Alzheimer, habremos de convencer de que uno solo no puede y ayudar a la persona a encontrar alternativas.
La vida está llena de situaciones que provocan fracturas en su continuidad, la propia muerte es la definitiva. El miedo siempre presente de perder nuestro estatus, nuestra comodidad, nuestra rutina, nuestra vida, es lo que hace que nos choquemos ante los imprevistos. Pero los imprevistos existen y no siempre hay un culpable con nombres y apellidos, la mayoría de las veces la canoa que choca con la nuestra está vacía, no hay nadie a quien culpar.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario