EL PROJECTE ORIOL

El Projecte Oriol neix el 5 de gener de 2012 com a resposta social a:

1.- Donar una resposta econòmicament viable a persones amb un grau de discapacitat psíquica que precisin d'un suport intermitent o limitat per a les seves AVD (Activitats de la Vida Diària).

2.- Proporcionar una manera de guanyar-se la vida a persones que per la raó que sigui poden prestar el servei que se'ls hi demana.

En sí el Projecte Oriol consisteix en una oferta (cartera) de llars de convivència on puguin conviure-hi 1 o 2 persones amb els titulars de la mateixa a través d'un contracte de convivència que inclou una sèrie de funcions de cuidador. Dites llars es troben supervisades i assistides en matèria d'assistència psiquiàtrica i social pel Gabinet del Dr. Peris.

PER MÉS INFORMACIÓ SOBRE PLACES o EL PROJECTE: 93-125.15.02 - 93-008.31.49 - gabinetperis@gmail.com

domingo, 3 de junio de 2012

ANOREXIA, prevención, detección, acción


Suscríbete al blog. También puedes seguirlo desde la página de facebook: https://www.facebook.com/ProjecteOriol Si te suscribes a la página marcando Me gusta, te avisará face de lo que se vaya publicando.

Blogger no usa tu correo electrónico para invadir tu intimidad o enviarte propaganda.

 “Hola a todas esto es algo ke pienso y ke kisiera compartir con todas ustedes, desde ke era una niña era rellenita y la gente me trataba diferente, cunado crecí mis amigas eran delgadas y yo no tanto, así ke decidí cambiar para demostrarles a todos lo mucho que valía y lo bien ke yo tmb me podía ver…” Éste es un fragmento de una carta de una chica de 15 años con problemas de conducta alimentaria sin llegar a trastorno mental.
Muchas adolescentes (50%) y cada vez más chicos (25%) presentan entre la menarquia y los 17 años problemas con la auto imagen física.

Todos sabemos que el sentimiento de éxito social va unido a una imagen física que cumpla los cánones de la perfección en el hombre y la mujer. De esto se aprovechan las empresas que se dedican.

El adolescente busca una imagen que le de una identidad delante de los otros y, por reflejo, de él mismo. Curiosamente, detrás de este esfuerzo hay un gran sentimiento de soledad, como describía otra chica: “…véanme a mi, hay veces que me siento la mujer maravilla por fuera pero por dentro estoy vacía, sin amor a mi misma ni a los demás…”. Este sentimiento es muy típico del adolescente y también es común que el adolescente busque símbolos, se identifique con estereotipos, se integre en subculturas, etc.

El adolescente, en la búsqueda interna de una propia identidad que le satisfaga a él, frente a la incertidumbre y la gran dificultad de conseguirlo (ya que todo requiere una maduración y el adolescente es muy impaciente), busca en la aprobación de los otros alguna cosa que solo el/ella se pude dar: el sentirse satisfecho de sí mismo.

Esta forma de quererse a través de los ojos de los otros es normal y solo nos debe preocupar cuando aparecen los siguientes síntomas: pérdida de la menstruación en las chicas (más de un mes), pérdida continuada de peso en relación al peso anterior superior a un 15% y en breve período de tiempo (1 o 2 meses). Cuando se detecten estos síntomas debemos empezar a preocuparnos.

Muchos padres son ignorantes de las conducta restrictivas (alimentarse menos) o purgativas (laxantes, vómitos) que usan los/as adolescentes para intentar adelgazarse. Irá en función de la habilidad de la persona en esconder sus intenciones.
Otros padres se dan cuenta y suelen reaccionar de una forma sancionadora, despectiva, ridiculizante, sobredimensionada o amenazante.

Ninguna de estas respuestas es adecuada, ya que el resultado es siempre que el adolescente o joven intensifique su deseo por oposición, se sienta menos comprendido o inicie conductas desafiantes con los progenitores, hermanos, familiares, profesores, etc.  Leamos un testimonio: “Mis padres son iguales, quizás no se burlan de mi, pero están siempre reprochándome en público como si fuera un capricho estúpido o algo por el estilo… incluso me amenazan con castigos estúpidos si no como, cómo si eso fuera a solucionar algo…. JA!”.

Yo recomiendo a los padres el siguiente esquema de intervención:
1.      No juzgar nunca, intentar un diálogo comprensivo (que no aquiescente) y ponerse a favor de una buena imagen sin riesgos físicos. Si no da resultados,
2.      Proponer que acuda a un dietista. Si no da resultados,
3.      Hablar con él/ella, sin censurar pero con preocupación real (difícil de compaginar pero ineludible). Sugerir el contacto con alguien que la pueda ayudar. Si no da resultados,
4.      Dirigirse a un especialista que nos pueda orientar y hacer que nos sintamos seguros de nuestras acciones. Dejarse guiar y aconsejar. Si no da resultados,
5.      Forzar el ingreso en un centro especializado en el tratamiento de los problemas de la conducta alimentaria. Mútua de Terrassa, Bellvitge, Clínic, etc.

El oposicionismo, la perseverancia del joven en actitudes claramente perjudiciales para su salud, es la respuesta a una falta de personalidad propia que le provoque autosatisfacción. Por lo tanto, es necesario entenderlo como un intento de sentirse válido socialmente hablando: “… y dicen q si te quieren, te quieren como seas, eso es cierto, pero yo creo q cuando decides llevar esta vida debe de ser por ti, para sentirte bien contigo misma y demostrar q puedes ser como quieras”.

La siguiente entrada seguimos con problemas en adolescentes y hablaremos de la Depresión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario