EL PROJECTE ORIOL

El Projecte Oriol neix el 5 de gener de 2012 com a resposta social a:

1.- Donar una resposta econòmicament viable a persones amb un grau de discapacitat psíquica que precisin d'un suport intermitent o limitat per a les seves AVD (Activitats de la Vida Diària).

2.- Proporcionar una manera de guanyar-se la vida a persones que per la raó que sigui poden prestar el servei que se'ls hi demana.

En sí el Projecte Oriol consisteix en una oferta (cartera) de llars de convivència on puguin conviure-hi 1 o 2 persones amb els titulars de la mateixa a través d'un contracte de convivència que inclou una sèrie de funcions de cuidador. Dites llars es troben supervisades i assistides en matèria d'assistència psiquiàtrica i social pel Gabinet del Dr. Peris.

PER MÉS INFORMACIÓ SOBRE PLACES o EL PROJECTE: 93-125.15.02 - 93-008.31.49 - gabinetperis@gmail.com

sábado, 26 de mayo de 2012

EL TRASTORNO ADAPTATIVO-1 Conceptos


Suscríbete al blog. También puedes seguirlo desde la página de facebook: https://www.facebook.com/ProjecteOriol Si te suscribes a la página marcando Me gusta, te avisará face de lo que se vaya publicando.

Blogger no usa tu correo electrónico para invadir tu intimidad o enviarte propaganda.

Bajo este nombre o diagnóstico se cobijan gran número de causas que cursan con una sintomatología clínica común. Entre ellas encontramos el burnout (o “síndrome del quemado laboral”), perder el empleo, ciertos grados de bullying escolar, el desahucio, las separaciones sentimentales, tener un familiar enfermo a cargo, haber sido víctima de un delito, la estigmatización social, etc.

Es decir, un Trastorno Adaptativo se genera cuando en la vida de la persona aparece un estresante puntual o crónico que agota psicológicamente al individuo. Dicho agotamiento se traduce en síntomas emocionales (afectivos o conductuales).

No hay que confundir el Trastorno Adaptativo con otros trastornos considerados más graves como el Trastorno por Estrés Agudo o el Trastorno por Estrés Post-traumático. La diferencia radica en la gravedad y complejidad de los síntomas (síntomas disociativos, p.ej.) que en los dos últimos son mayores y más variados que en el Trastorno Adaptativo, aunque las causas que lo generen de forma aguda (accidente, catástrofe, etc) puedan ser las mismas para uno u otro trastorno. Ello significa que dependerá de la personalidad y organicidad mental del individuo el que haya un tipo de trastorno u otro siendo la causa o desencadenante el mismo.

Tampoco podemos llamarle así si los síntomas o el trastorno que se desarrolla cumplen con criterios para otro trastorno mental parecido. Por ejemplo: el estado de ánimo en un trastorno adaptativo suele ser depresivo pero es como una depresión menor: los síntomas son pocos o no son demasiado intensos. Pero si los síntomas depresivos son graves y múltiples, no hablaremos de trastorno adaptativo sino de Trastorno Depresivo Mayor.

Luego creo que queda claro que un trastorno adaptativo es un saco donde se ubican trastornos mentales pero de características menos graves o complejas que otros trastornos mentales con nombre propio (depresión, fobia, angustia, trastorno por estrés post-traumático etc.) La condición es que ha de haber un estresante identificable.

Dicho estresante identificable ha de generar el Trastorno Adaptativo como máximo en los 3 meses posteriores a su aparición. Ello define la característica de evento que actúa de manera aguda sobre la vida de la persona.

Otra característica es que no puede durar más de 6 meses si el estresante fue agudo y puntual. Si el estresante se considera crónico (p.ej: estrés laboral, crisis empresarial o económica familiar), se entiende que el trastorno pueda tener una duración muy superior o ilimitada. Otro tipo de cronicidad puede aparecer por las repercusiones sociales, familiares, individuales o formativo-laborales que desencadenó un estresante agudo en un momento puntual. Por ejemplo: el aislamiento social ante un hecho ocurrido al individuo en cuestión y que la comunidad no acepta y lo alinea como puede ser un embarazo, una deformación facial por un accidente, una baja en el escalón social por la pérdida de empleo, etc.

Hay 6 apellidos para este nombre y su significado es el de poner énfasis en los síntomas predominantes en intensidad o relevancia:
  1. Con estado de ánimo depresivo. Llanto, desesperanza, alteraciones del sueño, de la libido, apatía, pensamientos catastrofistas, etc. Pero sin la intensidad o gravedad o complejidad de una Depresión Mayor.
  2. Con ansiedad. Aquí la predominancia son los componentes de las manifestaciones de la ansiedad: ansiedad flotante (sensación de ahogo, opresión en el pecho o boca del estómago, temblores, taquicardias o sacudidas del corazón, inquietud, miedo generalizado, etc).
  3. Mixto con estado de ánimo deprimido  y ansiedad. Es el más frecuente y combina los dos anteriores.
  4. Con trastorno del comportamiento (conducta). Este subtipo debe usarse cuando la manifestación predominante es una alteración del comportamiento, en la que hay una violación de los derechos de los demás o de las normas y reglas sociales apropiadas a la edad (p. ej., vagancia, vandalismo, conducción irresponsable, peleas e incumplimiento de las responsabilidades legales).
  5. Con alteración mixta de las emociones y comportamiento: es la conjugación de todos los descritos.
  6. Inespecífico. Es el cajón de sastre de cada trastorno. Significa que cumple los criterios para el trastorno pero no sabemos a qué se debe o sabiéndolo no se encuentra codificado en el mismo. Por ejemplo sería así en el caso de que la reacción al estresante fuera que la persona no quisiera ir al cole pero sin la gravedad en la esfera de ansiedad que produce una fobia. También le pondremos esta etiqueta si su duración es superior a 6 meses pero el estresante o sus consecuencias hace más de 6 meses que dejaron de incidir.
El tratamiento de elección son los antidepresivos (con o sin ansiolíticos) y la psicoterapia. En este caso, los antidepresivos permiten cortar con los síntomas, arreglar el desajuste de neurotransmisores y proporcionar al paciente la seguridad y tranquilidad que precisa para afrontar una psicoterapia que irá encaminada a tratar los efectos del estresante en la persona que los padece.

La psicoterapia en este trastorno ha de ser breve (unos 3 meses) y el uso de antidepresivos también, unos 6 meses.

Si con este lapsus de tiempo no se ha resuelto el trastorno y este hace 6 meses que dejó de incidir, así como sus repercusiones, hemos de empezar a pensar en otro tipo de diagnóstico que explique la persistencia de la patología y la inoperancia de los fármacos y la psicoterapia.

En la siguiente entrada hablaré de las diferencias individuales en la reacción al impacto de un mismo estresante y de cuales son las soluciones que anima un psicoterapeuta en el tratamiento del Trastorno Adaptativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario