EL PROJECTE ORIOL

El Projecte Oriol neix el 5 de gener de 2012 com a resposta social a:

1.- Donar una resposta econòmicament viable a persones amb un grau de discapacitat psíquica que precisin d'un suport intermitent o limitat per a les seves AVD (Activitats de la Vida Diària).

2.- Proporcionar una manera de guanyar-se la vida a persones que per la raó que sigui poden prestar el servei que se'ls hi demana.

En sí el Projecte Oriol consisteix en una oferta (cartera) de llars de convivència on puguin conviure-hi 1 o 2 persones amb els titulars de la mateixa a través d'un contracte de convivència que inclou una sèrie de funcions de cuidador. Dites llars es troben supervisades i assistides en matèria d'assistència psiquiàtrica i social pel Gabinet del Dr. Peris.

PER MÉS INFORMACIÓ SOBRE PLACES o EL PROJECTE: 93-125.15.02 - 93-008.31.49 - gabinetperis@gmail.com

sábado, 6 de octubre de 2012

TRASTORNO ANTISOCIAL-3/4. Sociopatía-1



 Marca "Me gusta" en la presentación de la página https://www.facebook.com/ProjecteOriol. Se te avisará cada vez que publiquemos algo.


Entremos pues de lleno en el llamado Trastorno Antisocial de la Personalidad (TAP de aquí en adelante).

La primera cosa que hemos de tener clara es que no se puede hacer un diagnóstico de TAP sin que se pueda corroborar un diagnóstico previo de Trastorno Disocial (ver: http://projecteoriol.blogspot.com.es/2012/09/trastorno-antisocial-14-el-trastorno.html  y http://projecteoriol.blogspot.com.es/2012/09/trastorno-antisocial-24-el-trastorno.html ). Caso de no ser así hablaremos de Conducta Antisocial del Adulto.

Primero os traslado lo que explicita el DSM-IV para poder diagnosticar un TAP.

Características diagnósticas del TAP (s/ DSM-IV):
A. Un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás que se presenta desde la edad de 15 años, como lo indican tres (o más) de los siguientes ítems:
(1) fracaso para adaptarse a las normas sociales en lo que respecta al comportamiento legal, como lo indica el perpetrar repetidamente actos que son motivo de detención.
(2) deshonestidad, indicada por mentir repetidamente, utilizar un alias, estafar a otros para obtener un beneficio personal o por placer.
(3) impulsividad o incapacidad para planificar el futuro.
(4) irritabilidad y agresividad, indicados por peleas físicas repetidas o agresiones.
(5) despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás.
(6) irresponsabilidad persistente, indicada por la incapacidad de mantener un trabajo con constancia o de hacerse cargo de obligaciones económicas.
(7) falta de remordimientos, como lo indica la indiferencia o la justificación del haber dañado, maltratado o robado a otros
B. El sujeto tiene al menos 18 años.
C. Existen pruebas de un trastorno disocial que comienza antes de la edad de 15 años.
D. El comportamiento antisocial no aparece exclusivamente en el transcurso de una esquizofrenia o un episodio maníaco.

¿Qué nos sugiere todo ello?
Sin duda el panorama que se nos expone es terrible. No lo quisiéramos ni para nosotros, ni para nadie querido o tan solo conocido. Y, ello ¿por qué? Pues porque el final se define como un marginado, encarcelado, muerto en reyertas, etc, etc.

Nos sugiere impulsividad, avidez de recompensas inmediatas a cualquier precio social, incapacidad de querer. Por cierto, yo al punto 7 le cambiaría la palabra “remordimientos” por la de “responsabilización”.

Así vemos que el objetivo vital del sociópata es conseguir la satisfacción a través del dominio del otro por la vía que sea: manipulación o tiranía.

Aquí ya nos asaltan fantasías de personas de las denominadas “psico-killers” pero tranquilos, que no es así en el 99% de los casos. La mayoría de los sociópatas son víctimas de su manera de ser. No olvidemos que para poder diagnosticar cualquier trastorno mental es imprescindible que la persona que lo padece tenga problemas a nivel individual, familiar, social, formativo-laboral o legal.

Dichos problemas topan de frente con la sociedad y es la sociedad quien les va quitando el poder hasta el punto de que dejan de ser para la mayoría.

Cárcel, drogas, depresión, suicidio, es el final de dichas personas.

Con todo hay algunas que prevalecen, bien sea por que alguien les protege (padres, sociedad), o porqué logran sobrevivir y aprender.



Pero veamos un poco más lo que ello significa con unos pocos ejemplos de personalidades antisociales claras:

  1. El clásico fanfarrón que busca constantemente peleas, comete hurtos y pequeñas estafas. Tiene una pareja servil y débil a la que es capaz de maltratar y engañar. No posee carnet de conducir. No acepta hacer colas. No pide las cosas, las exige.
  2. La típica seductora y manipuladora que miente de costumbre. Traiciona a l@s comañer@s de trabajo. No aguanta los trabajos ya que se cansa o la echan. Educa a sus hijas de manera dictatorial, sin reconocerles nada excepto cuando precisa algo de ellas, no las quiere. De parejas múltiples a las que suele estafar o engañar.
  3. El pandillero o integrante de bandas que quiere ser líder a costa de la manipulación y su agresividad o el miembro de una banda o pandilla que solo es servil al líder que es más sociópata que él o ella. Buscan el placer constantemente a base de actos delictivos. No aprecia el valor del dinero a no ser que se use para conseguir sus fines de chulería y prepotencia.
  4. El policía o vigilante de seguridad que usa su cobertura legal para abusar del pueblo, chantajea, estafa, detiene porque sí y siempre se encuentra en el cuerpo a cuerpo con los presuntos delincuentes.
  5. El siempre eterno hijo de mamá, que con 30 o 40 años sigue sin dar palo en la vida, siempre con excusas, siempre maltratando a su madre pero ella siempre protegiéndolo hasta el punto de irle a comprar drogas para que no sufra. Una persona que constantemente se pone en conflictos sociales y legales pero que nunca es culpable de ello.

Como veis no siempre son personajes realmente peligrosos. Por suerte la mayoría siguen patrones parecidos a los ejemplos expuestos y como mucho son delincuentes de poca monta.

Los hombres suelen ser más brabucones y desafiantes; las mujeres suelen ser más manipuladoras y chantajistas.

Este prototipo de personalidad para mí es de los que menos justificaciones penales tiene. No suelo recomendar nunca un atenuante legal para sus actos delictivos ya que saben muy bien lo qué hacen tanto si es planificado como si es impulsivo. Otra cosa es que suelen ser personas que beben o se drogan y es cuando más fácil es que comentan un delito; en este caso la atenuante sería el estado de embriaguez o toxicidad.

Otra característica curiosa que ya he mencionado en los ejemplos es su poca paciencia: no saben esperar, se ponen nerviosos y suelen colarse o largarse. Ello les dificulta en gran manera el cumplimiento de sus deberes como ciudadano o recibir ventajas sociales.

Muchos de los que he conocido carecen de carnet de conducir y la razón está en el rechazo a seguir la norma y en la baja tolerancia a la frustración.

El rechazo a seguir las normas sociales o legales forma parte de su personalidad y se emparenta con el rechazo al esfuerzo escolar.

Pero hay otras personalidades sociopáticas que todo y tener problemas en alguna o algunas de las esferas de relación, triunfan parcial o totalmente en otras áreas de manifestación personal.

Y de ello hablaremos en la siguiente y última entrada del tema sociopatía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario