EL PROJECTE ORIOL

El Projecte Oriol neix el 5 de gener de 2012 com a resposta social a:

1.- Donar una resposta econòmicament viable a persones amb un grau de discapacitat psíquica que precisin d'un suport intermitent o limitat per a les seves AVD (Activitats de la Vida Diària).

2.- Proporcionar una manera de guanyar-se la vida a persones que per la raó que sigui poden prestar el servei que se'ls hi demana.

En sí el Projecte Oriol consisteix en una oferta (cartera) de llars de convivència on puguin conviure-hi 1 o 2 persones amb els titulars de la mateixa a través d'un contracte de convivència que inclou una sèrie de funcions de cuidador. Dites llars es troben supervisades i assistides en matèria d'assistència psiquiàtrica i social pel Gabinet del Dr. Peris.

PER MÉS INFORMACIÓ SOBRE PLACES o EL PROJECTE: 93-125.15.02 - 93-008.31.49 - gabinetperis@gmail.com

martes, 30 de octubre de 2012

LA TIMIDEZ (Personalidad Evitativa) 1/4

Marca "Me gusta" en la presentación de la página (no en el artículo o entrada) (nhttps://www.facebook.com/ProjecteOriol. Se te avisará cada vez que publiquemos algo.




Wikipedia define a la timidez como: “un estado anímico que afecta a las relaciones personales. Se la considera una pauta de comportamiento que limita el desarrollo social de quienes lo experimentan dentro de su vida cotidiana. No es una enfermedad.

Y termina afirmando que no es una enfermedad, cuando sí que lo puede llegar a ser en más del 1% de la población.

Bien, si hacemos uso de los conocimientos que a lo largo de todas las entradas en el presente blog se han ido haciendo, veremos que para que una conducta se considere patológica o enfermedad es necesario que aparte de cumplir una serie de requisitos (síntomas y signos), la persona por dicha conducta tenga problemas (conflictos) a nivel individual, familiar, social, formativo-laboral o legal.

Hay pues 2 variantes de la timidez, la que se puede considerar sobrellevable y la que imposibilita el normal funcionamiento del individuo en la sociedad y para sí mismo.

Pero veamos cómo se manifiesta la timidez en quien la padece y ante los demás:

Quien la padece 
Siente que los demás en general o grupos en particular harán de él o ella una valoración negativa en general. 
  1. En cuánto a quienes se dirige la timidez, encontramos:
    1. El Tímido social, percibe que todo el mundo le considera inferior o censurable; tiene la sensación que todo lo que hace, dice y hasta piensa no será bien recibido o bien valorado por los otros. 
    2. El Tímido sectorial, si bien tiene con casi todo el mundo una confianza en sí mism@ más o menos sólida, ante determinadas personas se siente inferior; hay los tímidos de género (ante las mujeres o los hombres), de cualificación (personas que él ve como superiores en cualidades generalmente intelectuales o laborales o deportivas, etc), de fama, de riqueza, etc.
  2. En cuanto al "motivo" de la timidez, encontramos:
    1. El Tímido global: nada de él o ella vale la pena, sea físico o psíquico.
    2. El Tímido parcial (no posee autoestima en lo físico o en lo psíquico). De todas maneras y en este último grupo, aunque haya una causa psíquica o física, la repercusión psíquica siempre se halla presente.

Veamos qué sienten:

1.- Tímido social: es la persona que ante los demás, sean quienes sean se siente en disconfort (no confortable, no a gusto, no bien). Suele presentarse de manera más cuanto mayor es el grupo en el que se encuentra.

El componente esencial es la ansiedad (ver: http://projecteoriol.blogspot.com.es/2012/03/la-ansiedad-flotante-demonio-de-muchos.html) hasta el punto que puede desencadenarse un ataque pánico (ver: http://projecteoriol.blogspot.com.es/2012/03/ataques-de-panico-o-de-angustia.html). La persona se siente incómoda, le puede costar regular la respiración, le sudan las manos, se le seca la boca, la voz se convierte en un hilo y la persona la puede oír como distante, la persona no suele pensar bien, ni con claridad. Sus respuestas son monosílabos o pueden ser consideradas por ella o por sus oyentes como disparates o sinsentidos. Generalmente aparece el bloqueo del habla y, si se encuentra en lugares concurridos, hasta puede aparecer bloqueo en la voluntad de andar. El corazón se le desboca, el pensamiento se enturbia.

La rubefacción se produce si alguien le dirige la palabra.

Pueden aparecer reacciones bruscas en el deseo de huída.

El deseo de huída es también un hecho constante y se ve como alternativa al estado que se padece.

Los pensamientos son siempre negativos sobre uno mismo y suelen reflejar la opinión de sí mism@: no valgo para nada, como quieres que se fijen en ti, no sé cómo hacerlo. La persona mira con envídia la naturalidad con que se relacionan los demás. Estos pensamientos empeoran aun más la sensación de angustia y esta la autocrítica.

Cuando la persona se encuentra fuera de la situación conflictiva, siguen los reproches.

Cuando se le pida que describa lo que cree que sienten los demás, aparece su propia autoevaluación que se resume en un “no valgo nada”: no soy interesante para nadie. Pero, con todo, hay un sentimiento interno de que ello no es cierto pero es como si esperara que los demás se lo dijeran.

El bloqueo que sufre por sus inseguridades no le permite que los demás puedan mostrarle empatía ya que en primer lugar, no se relaciona y en segundo los intentos de relación de los demás para con él/ella se ven frustrados por su parquedad o “tontería” verbal y por las ganas de desaparecer que tiene.

Es tanto el miedo al desprecio o al no aprecio que la persona no puede mantener en el consciente, llegado el momento de relacionarse el pensamiento de que és/ella sabe que vale.

Dichas personas pueden salvar su relación social gracias a grupos pequeños de amistades o conocidos, donde se sienten más seguros.

La diferencia estriba que en los grupos nuevos son unos desconocid@s, mientras que en los grupos pequeños y conocidos, se sienten “mejor entendidos” o “mejor valorados”.

Al ser la ansiedad una reproducción psico-física del miedo (que no del pánico), en grupos desconocidos (a veces de más de 2 personas), el tímido ha de prever todos los posibles peligros que cree le producen “miedo” a la vez ha de controlar su cuerpo y su mente para “caer bien” y “estar a la altura”. Ha de velar por que su mano no tiemble, velar para no sudar, humedecerse la boca, no ponerse rojo, hablar bien y a la altura y contexto de la conversación, no quedarse sin saber que decir (se odia el silencio), caer bien, ser simpático, ser culto, conocer los temas que se hablan, etc. etc.

Demasiado para un cerebro humano. Hay que controlar tantas variables que se genera ansiedad por bloqueo de estímulos. Solo queda el deseo de irse, de desaparecer.

La creencia de que un@ no vale, se arraiga tan profundamente que la ansiedad pasa a dominar cualquier evento social: una cola, un autobús, no hablemos del metro, un semáforo… Todo puede producir la sensación de que los demás saben que eres un “desastre”, para no decir otro calificativo.

Como es evidente, la ansiedad se anticipa con más ansiedad. Cuando se acerca la hora de un encuentro social, la ansiedad aumenta hasta el punto de que la persona, por mucho que se intente convencer, decide no acudir. Bien se pone una excusa o bien no se va. Luego, si alguien llama preguntando por qué no fue, la persona puede no atender al teléfono ya que tiene hasta miedo de la pregunta.

El tímido social se ha de diferenciar del fóbico social. La diferencia clave radica en que el Tímido se siente más seguro si se encuentra en un grupo en compañía de alguien conocido (igual que la agorafobia), mientras que el fóbico social, el tener conocidos cerca, le produce igual o mayor ansiedad.

El tímido social ha de diferenciarse también del esquizoide y del esquizotípico (ver: http://projecteoriol.blogspot.com.es/2012/04/los-trastornos-de-la-personalidad-2.html) los cuales no desean el contacto social, les desagrada pero la ansiedad que puedan sentir no se debe al hecho de pensar que no son aceptados, sino al hecho de que se sienten incómodos. Por el contrario el tímido social sí que desea y ambiciona el contacto social y sufre por no poderse considerar normal en este aspecto.

Seguimos con el tema en la próxima entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario