EL PROJECTE ORIOL

El Projecte Oriol neix el 5 de gener de 2012 com a resposta social a:

1.- Donar una resposta econòmicament viable a persones amb un grau de discapacitat psíquica que precisin d'un suport intermitent o limitat per a les seves AVD (Activitats de la Vida Diària).

2.- Proporcionar una manera de guanyar-se la vida a persones que per la raó que sigui poden prestar el servei que se'ls hi demana.

En sí el Projecte Oriol consisteix en una oferta (cartera) de llars de convivència on puguin conviure-hi 1 o 2 persones amb els titulars de la mateixa a través d'un contracte de convivència que inclou una sèrie de funcions de cuidador. Dites llars es troben supervisades i assistides en matèria d'assistència psiquiàtrica i social pel Gabinet del Dr. Peris.

PER MÉS INFORMACIÓ SOBRE PLACES o EL PROJECTE: 93-125.15.02 - 93-008.31.49 - gabinetperis@gmail.com

martes, 9 de octubre de 2012

TRASTORNO ANTISOCIAL-4/4. Sociopatía-2

Marca "Me gusta" en la presentación de la página https://www.facebook.com/ProjecteOriol. Se te avisará cada vez que publiquemos algo.




PERSONALIDADES SOCIOPÁTICAS QUE TRIUMFAN
Seguramente con solo decir esto viene a la mente nombres de personajes famosos que han tenido o tienen éxito en cualquier campo del hacer humano y que todos sabemos que son unos sociópatas redomados.

1.- Políticos. Sin mencionar a los dictadores y tiranos, hay políticos actuales que tienen un perfil sociopático. Son personas que desean el poder por el puro placer de ejercerlo y que se desarrollan en el campo de la política a través de la demagogia o del populismo más seductor (de puertas al público) y son “malos” de puertas adentro. Escaladores, tejedores de entresijos y traiciones. No se les conoce compasión ni humanidad alguna. Generalmente muestran su verdadera personalidad con sus allegados y familiares.

2.- Empresarios. Aquí es donde más se expone dicha personalidad. Hablamos de los conocidos tiburones que priorizan por encima de todo la ostentación del poder y a los que les apasiona la servidumbre de los demás. Muchas veces se enzarzan en verdaderas guerras de intimidación, chantaje y corrupción. Son despiadados y duros con los demás. Su desconocimiento del sentir estimación les permite ser unos muy buenos empresarios ya que como todos sabemos el dinero no entiende de amor.

3.- Profesionales de los medios de comunicación de masas. Al igual que pasa con los políticos, el perfil más típico es del narcicismo, pero existen sociopatillas bien conocidos en presentadores de programas de gran consumo. Recordemos sin ir más lejos el caso de aquel presentador que fabricaba él mismo los asesinatos para poder ser el primero en publicarlos.

4.- Otras profesiones y expresiones sociales. En todos los campos encontraremos personalidades sociopáticas cuyo objetivo es el poder y que son incapaces de sentir afecto por los demás por encima de su afán de poder. Cirujanos plásticos y otros médicos a los que no les importa lo que les ocurra a sus pacientes, mecánicos que no se preocupan por la seguridad de sus clientes, curas que tienen su feudo establecido a los que la doctrina que siguen e imparten no se adecua en nada con sus verdaderos sentimientos y objetivos.

La pregunta que uno se formula inmediatamente es que si por definición no hay trastorno mental si no hay problemas graves en las áreas individual, familiar, social, formativo-laboral o legal, a dichos personajes no se les puede denominar sociópatas. Ello es cierto pero donde se produce el error es que sí que tienen problemas en alguno de los campos mencionados; sin duda en su biografía encontraremos estos conflictos: maltrato a la familia, corrupción, estafa, crímenes, conflictos con la ley (por conducir ebrio, por ejemplo), maltrato a sus empleados, abuso de drogas, juego o alcohol, peleas, etc.

Lo que ocurre es que lo llevan tan escondido como pueden y usan el poder para limpiar su imagen pero, los hechos están ahí.

El poder es muy atractivo para algunas personas porqué les transmite seguridad y satisfacción. De esta afirmación se deduce fácilmente que en el fondo son personas con un alto nivel de inseguridad que han sublimado a través del dominio al otr@.

A mí, personalmente me ha funcionado muy bien la técnica que ahora os presentaré. Por mi ocupación me he encontrado con muchos sociópatas. Son manipuladores a más no poder y siempre hay una nota de amenaza en sus discursos. A veces los intentos son solo verbales pero otras, las amenazas suenan a físicas aunque no tienen porque ser directas (p.ej: te cuentan que llevan un cuchillo y luego te piden pastillas y luego te dicen que se pueden poner muy nerviosos o que el otro día acuchillaron a alguien porque interfería en sus deseos y necesidades). Siempre que he notado miedo de alguien se lo he dicho simplemente así: “mira, si me sigues amenazando me pones muy nervioso ya que me das miedo y si me das miedo yo no puedo trabajar ni ayudarte”. Ello nunca me ha fallado. Ello ejerce un efecto tranquilizador en el sociópata ya que le estás dando su razón en parte pero te permite cambiar el nivel de diálogo y relaja la situación.

El sociópata quiere que le respeten pero para ell@s el significado de respeto se aviene más al concepto de que le temas que no al significado real del término.

El sociópata se demuestra a sí mismo su valía al percibir miedo en los demás. Y puede exigir obediencia simplemente por el hecho de que ello le da seguridad.

Al sociópata no le interesan realmente el dinero y los bienes materiales o la ostentación. Para él/ella es una manera de que los demás vean su poder y le teman. Para ell@s las riquezas son un medio, no un fin.

Y acabo con la entrada y el tema de la sociopatía, dejándoos la definición y características fundamentales del trastorno llamado “comportamiento o conducta antisocial del adulto” (S/. DSM-IV): “Esta categoría puede usarse cuando el objeto de atención clínica es un comportamiento antisocial del adulto que no se debe a un trastorno mental (p. ej., trastorno disocial, trastorno antisocial de la personalidad, trastorno del control de los impulsos). Los ejemplos incluyen el comportamiento de algunos ladrones profesionales, chantajistas y traficantes de sustancias ilegales.” Es decir, son personas que si bien en su infancia o adolescencia no se pudo emitir el diagnóstico de Disociales porque no cumplían los criterios, la vida les ha llevado a perfilar una personalidad antisocial, donde han aprendido que lo afectivo no es bueno para sus intereses o sienten una visceralidad ante otros grupos sociales o raciales (un ejemplo de ello serían los terroristas que aunque dicen defender algo, su objetivo acaba siendo el sembrar el temor y el miedo en los demás).

Un buen libro y película del mismo es el famoso film “La naranja mecánica” que escribió Anthony Burgess en 1962 y llevó a la pantalla Stanley Kubrick en 1972. Aquí vemos un sociópata natural.

Otro ejemplo aunque transcurra en el mundo de fantasía de su protagonista es American Psycho de Bret Easton Ellis (1991) y que llevó a la pantalla Mary Harron en el 2000. Aquí vemos un sociópata con éxito social.

Otra película que me ha parecido muy acertada, bastante real, bien hecha y simple es Last Rider (2009). Os dejo un link: http://www.tucinecom.com/2012/10/ver-last-ride-2009-y-sin-cortes-de-megavideo/

No hay comentarios:

Publicar un comentario