EL PROJECTE ORIOL

El Projecte Oriol neix el 5 de gener de 2012 com a resposta social a:

1.- Donar una resposta econòmicament viable a persones amb un grau de discapacitat psíquica que precisin d'un suport intermitent o limitat per a les seves AVD (Activitats de la Vida Diària).

2.- Proporcionar una manera de guanyar-se la vida a persones que per la raó que sigui poden prestar el servei que se'ls hi demana.

En sí el Projecte Oriol consisteix en una oferta (cartera) de llars de convivència on puguin conviure-hi 1 o 2 persones amb els titulars de la mateixa a través d'un contracte de convivència que inclou una sèrie de funcions de cuidador. Dites llars es troben supervisades i assistides en matèria d'assistència psiquiàtrica i social pel Gabinet del Dr. Peris.

PER MÉS INFORMACIÓ SOBRE PLACES o EL PROJECTE: 93-125.15.02 - 93-008.31.49 - gabinetperis@gmail.com

sábado, 28 de julio de 2012

PEDRO y EL LOBO


Marca "Me gusta" en https://www.facebook.com/ProjecteOriol. Se te avisará cada vez que publiquemos algo.


Este cuento tan conocido por todo el mundo y que conlleva su moraleja es lo que ha ocurrido en uno de los hogares de convivencia del Projecte Oriol.

Precisamente ha sido Oriol su protagonista.

Pedro y el  lobo narra la historia de un pastorcillo que tiene el encargo del pueblo de cuidar a las ovejas del gran rebaño. El se aburre, como es normal en un adolescente y decide un día gastar una broma al pueblo. Grita “¡Qué viene el lobo!”, el pueblo sale desesperado con palos y cornetas pero el lobo no está. El chico se ríe a carcajadas del pueblo.

Ello pasa varias veces hasta que un día aparece el lobo de verdad. Él lo grita pero el pueblo, decepcionado, pasa de él. Total un montón de ovejas muertas.

Aquí ha pasado un poco al revés.

Oriol es un adulto de 47 años con un CI proporcional a los 6-7 años. Es muy buena persona pero, como a todos nos pasa, tiene sus peculiaridades.

Una de éstas es que tiene una memoria para los nombres de las calles y para la música, brutales.

En su mente existen varios personajes los cuales siempre dialogan con él. No son alucinaciones, son pensamientos intrusivos y una gran imaginación. Los principales personajes son: Lucky Luke, los Dalton, Rafael Nadal, Rafael Casanovas y Oliver Twist. A parte, otras personas que por alguna razón han dejado huellas de memoria en su vida.

Algunas veces estos personajes le hacen malas pasadas y otras veces le hacen reír.

Y él interactúa realmente con ellos. Les habla en voz alta y/o en el  pensamiento.

De hecho, como les ocurre a los niños de 3 a 6 años no se cansa de ver las películas de Lucky Luke una y otra vez. Y siempre habla de sus personajes y lo que ha hecho con ellos o lo que ellos le han hecho.

En el Taller Alba, siempre busca intentar que alguien haga un papel (generalmente de los Dalton) y el quiere jugar con el papel de Lucky Luke. Lo que ocurre es que a los demás no les suele apetecer o aunque quieran jugar o colaborar, no saben lo que han de decir ni hacer ya que el guión se encuentra en su cabeza. Ello acaba conllevando problemas de relación, con lo cual se lo tienen vetado.

Pues bien. Cuando Oriol entró a residir en su domicilio actual, se le trató muy bien (y se le sigue tratando muy bien). Va limpio, aseado, afeitado, con las uñas cortadas (pies y manos), bien y sanamente alimentado (ha perdido unos 10Kg en 5 meses y medio), tiene la analítica perfecta y los dientes muy bien cuidados.

Le compran ropa, calzado. Se lo llevan a todos los sitios. Total que vive muy bien.

Hace un par de meses o un poco más, los soporters me empezaron a comunicar que había algún error de conducta importante.

El error en concreto y que ya ha aparecido en muchas ocasiones tiene que ver con dos conductas que se superponen. La primera, muy típica en los pacientes psiquiátricos con cierto deterioro y en los discapacitados intelectuales es que más que comer, tragan. Ello produce atragantamientos que pueden llegar a producir una pneumonía o un ahogamiento.

Oriol, en el taller, come triturado para evitar dicha situación. Ahora bien, también se atragantan con el agua. Ello ocurre porque más que comer, devoran y se les desacompasa la respiración o se les queda un trozo en la boca y otro unido al primero en la faringe.

Pero Oriol tiene otra característica y es que mientras come puede que rememore o desarrolle alguna fantasía mental o algún recuerdo gracioso. Ello le produce risa. Una risa espástica que tiene dos resultados:
1.- Se atraganta.
2.- Le sale la comida por la boca y va a parar al de enfrente. Al intentar taparse él mismo la boca y seguir riendo y atragantándose, acaba ahogándose más y sacando su comida por la nariz (con mocos incluídos).

Se le reconvino a intentar controlarse y los soporters le amenazaron con sanciones como: comer triturado o comer aparte.

Y aquí empezó el descalabre. Como que no cumplieron con sus amenazas o las levantaron a cambio de promesas, Oriol como cualquier chico de 6-7 años entendió que ello no ocurriría y se estableció una pauta conductual consistente en que si seguía desarrollando dicha conducta en el comedor, recibía un plus de atención muy importante. Y ello solidificó la conducta.

Un día se atragantó de tal manera que el soporter tuvo que aplicarle la maniobra e Heimlich (podéis conocerlo clicando en el siguiente link: http://projecteoriol.blogspot.com.es/2012/03/como-actuar-en-caso-de-atragantamiento.html).

Hace 10 días, cuando los soporters le retiraron el plato de la mesa por su conducta, Oriol dio un paso más. Veamos: lo de retirar el plato, lo de triturar la comida o lo de que comiera a parte, fueron actos que emprendieron los soporters pero la mayoría de las veces se quedó en amenaza o en un intento gráfico de acción que se revertía cuando él aseguraba que no lo haría más. Pero este día, le retiraron el plato de verdad. El se fue a su habitación y allí estalló. Dio un grito brutal. Ello hizo que los soporters acudieran despavoridos por si le había pasado nada. Ahí estaba, sentadito en la cama con cara de mala leche. Les respondió que estaba enfadado porque le habían retirado el plato.

Es decir, la conducta se había complicado con otro nuevo paso para llamar la atención.

En Oriol esto acababa siempre en su casa y con su madre, con la llamada de algún vecino a la policía ya que los gritos podían durar horas.

Ante ello, decidí sancionarlo de manera, si puede decirse ejemplar. No sé si dará resultado pero quizás sí y sobre todo si los soporters saben retomar el hilo aplicando las normas sin compasión.

Y digo sin compasión porqué de no ser así, luego las cosas se complicarían al extremo de haber de sacar al Oriol de dicho hogar.

Una de las amenazas era que se iría a una residencia por una semana. Ello no es bien, bien un castigo. Es un cambio a un lugar más serio, menos personalizado, con más normas y menos atención personalizada.

Y ello es lo que he cumplido después de darle tantas oportunidades como han tenido los soporters de cambiar las normas.

A la acción le he dado carácter de sanción, aunque en el fondo serán unas vacaciones.

Pero dichas vacaciones también irán bien a sus soporters. Creo que entenderán que se encuentran ante un niño de 6-7 años pero que lleva 40 años teniendo esta edad. Luego sabe muy bien su papel. Un niño de 6-7 años ha de saber entender que si incumple las normas, hay una sanción o incomodidad detrás. Y unos padres han de saber que mejor aplicar una sanción suave que, por lástima, tener que aplicar luego sanciones mucho más dolorosas o restrictivas ya que la conducta se ha expandido e instalado.

Decir tengo que los soporters de Oriol merecen todo mi respeto y gratitud ya que son personas muy cuidadosas, respetuosas y sensibles para con los demás. Y es ello lo que les ha perjudicado.

En fín, esperemos que todo vaya bien y que Pedro solo avise al pueblo cuando de verdad viene el Lobo. Dicho de otra manera: más vale prevenir que curar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario