EL PROJECTE ORIOL

El Projecte Oriol neix el 5 de gener de 2012 com a resposta social a:

1.- Donar una resposta econòmicament viable a persones amb un grau de discapacitat psíquica que precisin d'un suport intermitent o limitat per a les seves AVD (Activitats de la Vida Diària).

2.- Proporcionar una manera de guanyar-se la vida a persones que per la raó que sigui poden prestar el servei que se'ls hi demana.

En sí el Projecte Oriol consisteix en una oferta (cartera) de llars de convivència on puguin conviure-hi 1 o 2 persones amb els titulars de la mateixa a través d'un contracte de convivència que inclou una sèrie de funcions de cuidador. Dites llars es troben supervisades i assistides en matèria d'assistència psiquiàtrica i social pel Gabinet del Dr. Peris.

PER MÉS INFORMACIÓ SOBRE PLACES o EL PROJECTE: 93-125.15.02 - 93-008.31.49 - gabinetperis@gmail.com

jueves, 19 de julio de 2012

LA RUPTURA DE LAS PAREJAS CON HIJOS y BIENES EN COMÚN-2. Un recien nacid@ y la infidelidad.


Marca "Me gusta" en https://www.facebook.com/ProjecteOriol. Se te avisará cada vez que publiquemos algo.

Blogger no usa tu correo electrónico para invadir tu intimidad o enviarte propaganda.
 

¿Por qué aparecen disonancias de relación en la pareja al nacer un hij@?

Es un concepto fácil de entender si uno escucha.

El nacimiento del primer hijo (y los que vengan luego) produce de entrada un desajuste agudo en la nueva familia: alteración de horarios, lloros, cambios de pañales, comer cada 3 horas, los malditos cólicos, etc, etc. Hay que saber organizarse para dar soporte a quien más carga le conlleva (generalmente la madre).

Hay pocos momentos de intimidad, hay agotamiento que se va acumulando, hay sufrires, la atención de la madre se desvía mucho hacia el bebé y a veces el compañero lo resiente, etc.

Ello mes tras mes y sobre todo en el primer año suele conllevar a una crisis de pareja. Algunos hombres no lo aguantan y se separan. Algunas mujeres les ocurre lo mismo y también deciden separarse.

La falta de comunicación o las discusiones fáciles con listas negras extensas y repetitivas son la causa de estas crisis. Recordemos que algunas no tienen solución y la pareja se separa.

Supongamos que se supera esta crisis con una nueva asunción en la pareja de que son 3 y no 2.

Ahora suele venir (en parejas con hijos) el tema del sexo. Hay varias razones para las que la relación habitual con una pareja suele cambiar:
        1.- Los hijos. La dedicación de la madre a los hijos suele disminuir su interés sexual por su pareja (y digo suele, porque siempre hay excepciones, y no pocas). Está más cansada, no le apetece, etc. El hombre (en un prototipo habitual de pareja) si ya se siente desplazado por el bebé, aun se siente más cuando no encuentra tanto deseo sexual en su pareja
        2.- Los errores en los pactos de convivencia. Ya comentamos que son. Ello significa que uno de los dos o los dos tragan por temas relativos al otro en lugar de haberlos debatido y zanjado (las listas negras). Sobre todo las mujeres son muy sensibles a ello y suelen reaccionar con una disminución casi total de la libido. No lo hacen adrede, simplemente están dolidas y su cuerpo lo expresa.
        3.- La pérdida de interés por alguna de las partes. Ello puede ser debido al cansancio físico, a cambio en las prioridades vitales, a un sexo no plenamente satisfactorio (tanto en una parte como en otra, de manera directa o como respuesta).

Si todo se va superando, crisis tras crisis, remodelación tras remodelación, suele llegar una edad en la que las personas piensan ya más en su vida en retrospectiva. El organismo avisa: empieza el descenso. Ello suele ocurrir entre los 40 y los 50. Puede que sea hora de un cambio. Puede que un@ piense que ha dedicado ya demasiado tiempo a la familia y que se ha ido dejando muchas cosas atrás. Puede que al ser los hijos mayores, un@ deje de tener paciencia o aguantar temas de la pareja con las que nunca ha estado de acuerdo. Hay razones para cada persona; el hecho es que uno aunque quiera al otro desea volar.

Nos quedan dos temas y dos razones más en la causa de las separaciones: la infidelidad (y el enamorarse de otr@).


La infidelidad

Podemos entender aquí por infidelidad aquella conducta que quebranta un pacto primordial explícito o esperable (implícito) de una relación. Es decir aquello que el otro nunca esperaría de nosotros y en lo que fundamenta la relación que mantenga con el otro.

Pero bueno, hablando de lo que la gente sobreentiende de esta palabra, podemos reducir la definición a tratar a otro de la misma manera que se espera que lo hagas con tu pareja. Ello puede tener dos significados: el sexo y el cortejo.

Luego nos encontramos con tres variables más en relación a la frecuencia: lo que se llama echar una cana al aire, lo que se llama tener un@ amante y enamorarse de otro.

La infidelidad sexual es algo que ocurre en más de un tercio de las parejas, muy igualado entre hombres y mujeres.
        1.- Echar una cana al aire por motivos sexuales. No implica que el actor no quiera al otr@. Es simplemente lo que se considera un desliz o un respiro o como se le quiera llamar. Las causa pueden ser variadas: hacerlo con otr@ para ver qué tal, no obtener el placer deseado (en cantidad o calidad) con la pareja habitual, ir a una fiesta y perder el control, l@s que tienen la necesidad de sentirse seductor@s, una venganza, el morbo de sentirse infiel, etc.
        2.- Cortejar a alguien por motivos sexuales aunque no se pretenda llegar a ello. Es decir, buscar un amor platónico. Ello ocurre cuando necesitamos que alguien nos preste atención porque la que nos prestaban ya no es suficiente. Es una necesidad de sentirse “querido”. Cuando esta situación se alarga, generalmente acaba en infidelidad física, aunque también puede dar fuerza suficiente para romper con la pareja actual.
        3.- Tener un@ amante sexual. Ello que en principio parece fácil es sin duda una de las relaciones más complejas que existe. Un@ amante sexual es alguien con quien te juntas de manera fija a lo largo de un tiempo para practicar el sexo. Es complejo porque la relación de dos de manera más o menos duradera basada en el sexo llega a su agotamiento. Estas parejas suelen estar destinadas a la ruptura. Dichas situaciones pueden ser múltiples y suelen conllevar a quien las practica a una rutina en su propia vida. Es como un “complemento”. Las razones son variadas pero interviene el morbo, el sentirse libre y el salir de una “monotonía” para quien las practica.
        4.- Tener un@ amante con otros objetivos que el sexual. Aquí entramos en el terreno del enamoramiento de otra persona. Es un tema difícil porque los sentimientos que entran en juego no son el simple sexo, sino el deseo de compartir más cosas con el/la otr@. Es difícil pero no imposible que una relación así pueda correr paralela a una de formalizada por mucho tiempo.
Muchas de estas relaciones se convierten en un tira y afloja sobre el hecho de separarse de la actual pareja e iniciar una vida conjunta nueva.
El estrés que conlleva el armonizar ambas vidas y mantenerlas separaditas es muy elevado ya que el riesgo de cometer errores también lo es.
Dichas relaciones suelen producirse por pocas razones: morbosidad (aventura), enamorarse pero no como para separarse, sentimiento de soledad en la vida familiar.
A más a más se mezcla la perplejidad ante la verdad de la canción que dice: “como puedes querer dos mujeres (hombres) a la vez y no estar loc@”.

Ya hablaremos un poco más adelante sobre los significados de todo ello.



No hay comentarios:

Publicar un comentario