EL PROJECTE ORIOL

El Projecte Oriol neix el 5 de gener de 2012 com a resposta social a:

1.- Donar una resposta econòmicament viable a persones amb un grau de discapacitat psíquica que precisin d'un suport intermitent o limitat per a les seves AVD (Activitats de la Vida Diària).

2.- Proporcionar una manera de guanyar-se la vida a persones que per la raó que sigui poden prestar el servei que se'ls hi demana.

En sí el Projecte Oriol consisteix en una oferta (cartera) de llars de convivència on puguin conviure-hi 1 o 2 persones amb els titulars de la mateixa a través d'un contracte de convivència que inclou una sèrie de funcions de cuidador. Dites llars es troben supervisades i assistides en matèria d'assistència psiquiàtrica i social pel Gabinet del Dr. Peris.

PER MÉS INFORMACIÓ SOBRE PLACES o EL PROJECTE: 93-125.15.02 - 93-008.31.49 - gabinetperis@gmail.com

sábado, 24 de marzo de 2012

FÁRMACOS QUE SE USAN EN PSIQUIATRÍA-1

Diferenciamos entre dos tipos de fármacos
  • 1.  Los que se dedican exclusivamente a la salud mental (psicofármacos)
  • 2.   Aquellos otros que comparten indicaciones con otras patologías orgánicas o neurológicas.


1.- Psicofármacos
Diferenciamos:
  • 1.   Sedantes y antipsicóticos
  • 2.  Ansiolíticos
  • 3.   Hipnóticos (para dormir)
  • 4.   Antidepresivos



SEDANTES Y ANTIPSICÓTICOS:

Son fármacos que se usan fundamentalmente para tratar la psicosis (esquizofrenia, trastorno delirante, otras patologías donde se produce sintomatología psicótica: depresión, manía, trastornos de la personalidad, toxicomanías, etc).

A la vez, alguno de ellos se usa para otras patologías no psicóticas. Así las personalidades impulsivas que les conlleva problemas (individuales, sociales, familiares, formativo-laborales o legales), se benefician de dosis bajas de algunos antipsicóticos.

Otros antipsicóticos van bien para el tratamiento de la agitación o irritabilidad que se produce en las demencias o en afectaciones del lóbulo frontal (traumatismos).

Otros se ha demostrado que son buenos en el tratamiento de la ansiedad o el insomnio.

Los principales efectos secundarios a nivel de comodidad personal son:
  • 1.   Dificultad de concentración.
  • 2.   Somnolencia.
  • 3.   Afectación del aparato motor: imposibilidad de estarse quieto o parado, temblores, rigidez muscular, contracturas faciales o musculares involuntarias y desagradables, etc.
  • 4.   Incontinencia urinaria.
  • 5.   Aumento del riesgo de convulsiones.
  • Por suerte, existen hoy en día antipsicóticos con muy pocos efectos indeseables como los mencionados y tenemos fármacos que controlan estos efectos.



ANSIOLITICOS:

Como indica la palabra, son fármacos para combatir la ansiedad.

Son eficaces y rápidos pero conllevan un problema que se llama Tolerancia.
La tolerancia es una característica de algunos fármacos que obliga a subir la dosis para obtener los efectos iniciales. En este sentido se parecen a las drogas. Crean dependencia y abstinencia.

No atacan la raíz del problema metal como lo hacen los antipsicóticos, los antidepresivos o los eutimizantes; lo que hacen es eliminar el síntoma.

Tratar un trastorno mental con solo ansiolíticos a mi entender solo está justificado en la ansiedad flotante, a dosis bajas, con ansiolíticos poco adictivos (vida media larga) y por un periodo inferior a un año.

Los ansiolíticos usados en combinación con todos los otros fármacos usados en psiquiatría son de uso muy común y crónico. Hay fármacos que producen ansiedad basal al inicio del tratamiento (antidepresivos) pero que luego controlan muy bien la ansiedad. Cuando ello se produce (3 meses de tratamiento), se retira el ansiolítico.

También son usados como hipnóticos.

HIPNOTICOS:

Se llaman así porqué producen o favorecen el sueño.

Todos los ansiolíticos a dosis suficientes producen el sueño pero hay alguno que por sus características moleculares lo facilitan más que otros.

Casi todos los Sedantes producen sueño a dosis suficiente pero hay algunos que se extienden demasiado en el tiempo al tener una vida media larga (por vida media larga entendemos el tiempo que transcurre para que la cantidad que haya en el cuerpo sea la mitad de la inicial).

Se usan como hipnóticos muchos tipos de fármacos:
  • 1.   Sedantes
  • 2.   Ansiolítcos
  • 3.   Antidepresivos
  • 4.   Eutimizantes (estabilizadores del estado de ánimo)
  • 5.   Antialérgicos.

Algunos de ellos son fármacos que se usan para otras patologías no psiquiátricas.

En alguno de ellos se usa como hipnótico un efecto secundario del fármaco. Por ejemplo, la trazadona es un antidepresivo contemporáneo que solo se administra en casos de insomnio. Lo mismo pasa con la clotiapina, que es un antipsicótico.

De la misma manera, hay ansiolíticos que se usan solo para inducir y mantener el sueño en función de su vida media.

Los que mejor favorecen el descanso, son los antidepresivos. El problema radica en que producen sueños que no son desagradables pero que molestan a algunas personas.


ANTIDEPRESIVOS:

Los antidepresivos (ATD) son unos fármacos muy fiables y que están indicados en las siguientes patologías mentales:
  • 1.   Depresión.
  • 2.   Todas las patologías mentales que contengan en sus síntomas la depresión. La mayoría.
  • 3.   Los trastornos de ansiedad.
  • 4.   Las fóbias.
  • 5.   Las obsesiones.
  • 6.   El trastorno obsesivo-compulsivo.
  • 7.   Insomnios.
  • 8.   Enuresi nocturna en niños y farmacológica en adultos.
  • 9.   Etc.

Los ATD tienen pocos efectos indeseables y disponemos de tal variedad que podemos seleccionar de manera personalizada para el usuario el que mejor le vaya.

Los ATD suelen tener el efecto retirada. Este se define como un conjunto de síntomas (vértigos, etc.) que se suceden cuando se retira de golpe.
No crean tolerancia pero pueden perder su eficacia después de los dos años de tratamiento; entonces, conviene un cambio de ATD.

(seguirá)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada