EL PROJECTE ORIOL

El Projecte Oriol neix el 5 de gener de 2012 com a resposta social a:

1.- Donar una resposta econòmicament viable a persones amb un grau de discapacitat psíquica que precisin d'un suport intermitent o limitat per a les seves AVD (Activitats de la Vida Diària).

2.- Proporcionar una manera de guanyar-se la vida a persones que per la raó que sigui poden prestar el servei que se'ls hi demana.

En sí el Projecte Oriol consisteix en una oferta (cartera) de llars de convivència on puguin conviure-hi 1 o 2 persones amb els titulars de la mateixa a través d'un contracte de convivència que inclou una sèrie de funcions de cuidador. Dites llars es troben supervisades i assistides en matèria d'assistència psiquiàtrica i social pel Gabinet del Dr. Peris.

PER MÉS INFORMACIÓ SOBRE PLACES o EL PROJECTE: 93-125.15.02 - 93-008.31.49 - gabinetperis@gmail.com

martes, 20 de marzo de 2012

ATAQUES DE PÁNICO o DE ANGUSTIA

Si bien pertenecen al mundo de la ansiedad, la diferencia con ella es muy grande e importante.

El Ataque de Pánico es, como bien dice su nominación, la sensación de muerte inminente, de locura (por pérdida del control y del sentido del ser) o de abandono (por insignificancia). Es una situación de crisis vital que la persona vive como real pero en la que no hay evidencias objetivables de la misma.

Para decirlo de otra manera y hacerlo inteligible. La ansiedad sería parecida a la reacción que tenemos todos cuando nos llega una carta certificada de hacienda o de tráfico. Un ataque de pánico sería equivalente a la reacción que tendríamos si nos encerraran en una habitación con un león famélico delante.

Todo y que la sensación que experimentamos en ambos casos es el de peligro, en ataque de pánico es de riesgo vital o de riesgo de ruptura de la integridad psíquica.

Los ataques de pánico generan ansiedad ante el “miedo” a volverlos a sufrir.

La causa puede ser variada pero la más frecuente es el agotamiento por estrés adaptativo ante un estímulo negativo que amenaza nuestra integridad (o la de los demás). Por ejemplo, ser víctima de un atraco puede iniciar más o menos tarde ataques de pánico. Otro ejemplo sería que el estrés laboral por insatisfacción, conflictos, exigencia de producción, genere ansiedad.

Tanto la ansiedad como las crisis de pánico, llegan un momento que se independizan del estímulo que los desencadenó y, por decirlo de alguna manera, funcionan solos.

En cuanto a la gradación: los ataques de pánico siempre van juntos a la ansiedad pero no al revés.

En ambos casos el tratamiento irá dirigido a que no aparezcan, más que  cortarlos si aparecen.

El tratamiento será combinado entre fármacos y psicoterapia.

Los resultados en caso de crisis de angustia son mucho más positivos que en cuanto al tratamiento de la ansiedad pura (basal).

El tratamiento farmacológico más útil es la combinación de antidepresivos con ansiolíticos durante el suficiente tiempo como para que la mente olvide (se descondicione).

Los síntomas más típicos de la ansiedad (aunque no los únicos) son:
  1. Sensación de opresión en la boca del estómago.
  2. Dificultades en la respiración.
  3. Nudo en la garganta.
  4. Sensación de indefensión.
  5. Taquicardia.
  6. Temblores en las manos.
  7. Sudoración.
  8. Sequedad de boca.
  9. Etc.

Generalmente no se dan todos a la vez.

Los síntomas del ataque de pánico ya los hemos comentado pero cabe añadir:
  1. Constricción de la visión (visión tubular).
  2. Mareos.
  3. Desfallecimiento más que pérdida de conocimiento.
  4. Sensación de aislamiento.
  5. Alejamiento de los sonidos.
  6. Necesidad de huir.
  7. Mucho miedo.
  8. Etc.

En el caso que estemos con alguien a quien le da un ataque de pánico, es conveniente romper el círculo de retroalimentación (o pescadilla mordiéndose la cola) hablando al individuo hasta que nos oiga, calmarlo, distraerlo. Si no cede hay que llevarlo a un centro de urgencias médicas para que se le administre un ansiolítico sublingual o parenteral (intramuscular o intravenoso).

La ansiedad se puede cortar si uno se distrae. Caminar deprisa va bien, llamar a alguien, hacer flexiones, etc. suele aminorar la sensación.

Hay otro fenómeno patológico que se arraiga fácilmente a la ansiedad y más aun a los ataques de pánico. Se llama Agorafobia. La agorafobia se define como un miedo (ansiedad o ataque de pánico) a exponerse a lugares abiertos (calle) o cerrados (metro) por si a la persona le pasa algo (pérdida de conocimiento, ridículo, diarrea, etc).

La agorafobia tiene su origen en el miedo a que nos dé algo en presencia de los demás o donde los demás no puedan ayudarnos. Hay miedo al ridículo ante los otros.

La Agorafobia es hija de la ansiedad pero como ella, llega un momento en que funciona sola. El tratamiento es el mismo que en los otros casos y suele ser más resistente a su desaparición. Una de sus características principales es que si la persona va acompañada, no se desencadena.

2 comentarios:

  1. Tengo ansiedad, cuando estoy en sitios muy llenos de gente (como grandes almacenes, supermercados llenos me desconcierto siento mareos y no encuentro nada, deseo salir corriendo, puede llamarse a esto agorafobia ?

    ResponderEliminar
  2. Si, Luna, ello forma perte de l'agorafobia.
    Si tienes más preguntas sobre el tema, no dudes en hacerlas a nivel público o privado: gabinetperis@gmail.com
    Saludos Cordiales
    Dr. Peris

    ResponderEliminar