EL PROJECTE ORIOL

El Projecte Oriol neix el 5 de gener de 2012 com a resposta social a:

1.- Donar una resposta econòmicament viable a persones amb un grau de discapacitat psíquica que precisin d'un suport intermitent o limitat per a les seves AVD (Activitats de la Vida Diària).

2.- Proporcionar una manera de guanyar-se la vida a persones que per la raó que sigui poden prestar el servei que se'ls hi demana.

En sí el Projecte Oriol consisteix en una oferta (cartera) de llars de convivència on puguin conviure-hi 1 o 2 persones amb els titulars de la mateixa a través d'un contracte de convivència que inclou una sèrie de funcions de cuidador. Dites llars es troben supervisades i assistides en matèria d'assistència psiquiàtrica i social pel Gabinet del Dr. Peris.

PER MÉS INFORMACIÓ SOBRE PLACES o EL PROJECTE: 93-125.15.02 - 93-008.31.49 - gabinetperis@gmail.com

domingo, 17 de junio de 2012

INSOMNIO-1. Clases y clínica

Suscríbete al blog. También puedes seguirlo desde la página de facebook: https://www.facebook.com/ProjecteOriol marcando "Me gusta", te avisará face de lo que se vaya publicando.

Blogger no usa tu correo electrónico para invadir tu intimidad o enviarte propaganda.


Distribuiré el presente capítulo en 3 entradas:
  1. Definición y clases de insomnio.
  2. Causas del Insomnio.
  3. Tratamiento del insomnio en función de su origen
El insomnio es una alteración mental que consiste en la incapacidad de poder dormir de una manera suficiente para la salud de la persona.

El insomnio puede llevar al agotamiento psíquico y por ende, físico de quien lo padece de manera severa y continua. El insomnio afecta sin duda a la calidad de vida y también se ha relacionado con la muerte prematura por otras patologías orgánicas las cuales parecen aumentar en probabilidades cuando el insomnio es crónico e importante (hipertensión, trastornos cardio-vasculares o trastornos metabólicos –diabetes- i alteraciones neuropsicológicas). Así ciertos estudios asocian una incidencia del 400% en la posibilidad de morir por las patologías descritas en los varones insomnes crónicos que en los que no lo son.

En la clasificación de los trastornos mentales el insomnio se ubica dentro del capítulo de las alteraciones del dueño. Dicho capítulo se subdivide en las denominadas disomnias (alteraciones de la calidad y cantidad del dormir) y las parasomnias (alteraciones del contenido de los sueños (terrores nocturnos) o del propio sueño como el sonambulismo.

El insomnio pertenece a las disomnias.

Encontramos dos tipos de insomnio en relación a su inicio: el de primera mitad que consiste en la dificultad de conciliar el sueño y el de segunda mitad, consistente en el despertar a media noche y la dificultad de volver a conciliar el sueño.

El insomnio solo es diagnosticable si la persona a causa de él empieza a tener problemas individuales, familiares, sociales o formativo-laborales.

La clínica es la siguiente (según DSM-IV-TR): “Los individuos con insomnio primario presentan muy a menudo una combinación de dificultades para dormir y despertares frecuentes durante la noche.

Con menos frecuencia se quejan únicamente de no tener un sueño reparador, es decir, tienen la sensación de que su sueño ha sido inquieto, poco profundo y de poca calidad.

Este trastorno se suele asociar con un aumento del nivel de alerta fisiológica y psicológica durante la noche, junto a un condicionamiento negativo para dormir. La preocupación intensa y el malestar por la imposibilidad de dormir bien pueden generar un círculo vicioso: cuanto más intenta el individuo dormir, más frustrado y molesto se encuentra, y menos duerme.

Estar acostado en una cama en la que la persona ha pasado a menudo noches sin dormir puede producir frustración y activación condicionada.

Por el contrario, el individuo puede dormirse más fácilmente cuando no lo intenta (p. ej., mientras mira la televisión, lee o conduce el coche).

Algunas personas con un estado de alerta alto y un condicionamiento negativo explican que duermen mejor fuera de su dormitorio y de su entorno.

El insomnio crónico puede provocar una disminución de la sensación de bienestar durante el día (p. ej., alteración del estado de ánimo y de la motivación; atención, energía y concentración disminuidas, y un aumento de la sensación de fatiga y malestar).

A pesar de que los individuos presentan a menudo la queja subjetiva de fatiga diurna, los estudios polisomnográficos no demuestran generalmente la presencia de un aumento de los signos fisiológicos de somnolencia.”

No hay un número fijo de horas para un sueño reparador. Cada persona tiene sus necesidades. Hay quien con 5 horas tiene suficiente y hay quien precisa 9 o 10, pero la mayoría de las personas oscilan entre 7 y 8 horas, siendo este último el más común.

Pero como ocurre con la ansiedad, el insomnio suele ser muy a menudo un síntoma más de otro trastorno orgánico más que un trastorno aislado (insomnio secundario). Lo encontramos como un síntoma posible en las psicosis, los trastornos afectivos, los trastornos de ansiedad, los trastornos por estrés, trastornos por abuso de sustancias (drogas, alcohol, fármacos), etc.

El insomnio tanto si es debido a otro trastorno mental como si es primario, produce síntomas compatibles con otras alteraciones mentales o agrava las que lo generan. Entre estos síntomas destacamos (Según DSM-IV-TR):

“Muchos individuos con insomnio primario tienen una historia de sueño «superficial» o fácilmente alterable antes de la aparición de problemas de sueño persistentes.

Otros factores asociados son una preocupación excesiva (ansiosa) por la salud y un aumento de la sensibilidad a los efectos diurnos de la falta, aunque sea ligera, de sueño.

Puede haber síntomas de ansiedad o depresión, que no cumplen los criterios para establecer el diagnóstico de un trastorno mental; asimismo, pueden aparecer problemas en las relaciones interpersonales, laborales o sociales (como resultado de la excesiva preocupación por el sueño), irritabilidad diurna y disminución de la concentración.

Los problemas de inatención y de concentración pueden, a su vez, producir accidentes.

Los individuos con este trastorno presentan a veces una historia de trastornos mentales, en especial trastornos del estado de ánimo y trastornos de ansiedad. Recíprocamente, la alteración crónica del sueño que caracteriza el insomnio primario constituye un factor de riesgo para (o posiblemente un primer síntoma de) subsiguientes trastornos del estado de ánimo y trastornos de ansiedad.

Las personas afectadas por este trastorno a menudo utilizan medicamentos de manera inapropiada: hipnóticos y alcohol para favorecer el sueño, ansiolíticos para combatir la tensión y la ansiedad, y cafeína u otros estimulantes para combatir la fatiga diurna excesiva. En algunos casos este consumo de sustancias progresa a abuso o dependencia de sustancias.”

Hay personas que se preocupan mucho por la higiene de su sueño y suelen diagnosticarse a sí mismos de insomnes por simples despertares nocturnos en los cuales se concilia de nuevo el sueño al poco rato (unos minutos). Hay que saber diferenciar estas quejas del insomnio verdadero ya que la explicación ha de bastar para calmar a la persona.

Y finalmente, como ya se ha comentado, otro tema es el de las personas que duermen lo suficiente para ellas en horas pero no perciben un sueño reparador y se sienten igual que los insomnes.

En la próxima entrada hablaremos sobre las causas del insomnio, tanto del primario como del secundario.

1 comentario:

  1. Yo tengo el primer tipo de insomnio del que mencionas y de verdad que es frustrante no poder conciliar el sueño. Muy buen artículo, también leí un par en esta página www.infoinsomnio.com y me sirvieron de mucho. Saludos,

    Sonia

    ResponderEliminar