EL PROJECTE ORIOL

El Projecte Oriol neix el 5 de gener de 2012 com a resposta social a:

1.- Donar una resposta econòmicament viable a persones amb un grau de discapacitat psíquica que precisin d'un suport intermitent o limitat per a les seves AVD (Activitats de la Vida Diària).

2.- Proporcionar una manera de guanyar-se la vida a persones que per la raó que sigui poden prestar el servei que se'ls hi demana.

En sí el Projecte Oriol consisteix en una oferta (cartera) de llars de convivència on puguin conviure-hi 1 o 2 persones amb els titulars de la mateixa a través d'un contracte de convivència que inclou una sèrie de funcions de cuidador. Dites llars es troben supervisades i assistides en matèria d'assistència psiquiàtrica i social pel Gabinet del Dr. Peris.

PER MÉS INFORMACIÓ SOBRE PLACES o EL PROJECTE: 93-125.15.02 - 93-008.31.49 - gabinetperis@gmail.com

martes, 25 de septiembre de 2012

REHABILITACIÓN EN SALUD MENTAL, reflexiones 4/4

Marca "Me gusta" en la presentación de la página https://www.facebook.com/ProjecteOriol. Se te avisará cada vez que publiquemos algo.




Bien, ahora llegamos a la gran pregunta: si el concepto de rehabilitación nos viene corto, quizás hayamos de resituarlo y encontrar otra manera de hablar de cómo conseguimos al máximo que la persona no se quede al margen de la sociedad. Llámesele de manera informal: rehabilitación, reinserción o inserción pero maticemos lo que significa.

Para ello hemos de pararnos a pensar qué es lo que cada persona con su patología (y por ende diferentes grupos) puede llegar a conseguir dedicándole esfuerzos y ayudas.

Huyamos de la rehabilitación ya que ello es el objetivo último. Y me explicaré sobre el por qué pienso de esta manera.

Cogiendo el esquema de la OMS cuando formuló sus objetivos en el tratamiento integral de las toxicomanías, se puede extrapolar perfectamente a la rehabilitación en salud mental para todos los grupos de casos que hemos estado comentando hasta ahora.

Así, los objetivos quedarían definidos por orden jerárquico de prioridad así:

1º Evitar la muerte social: evitar la marginación, aportar el soporte necesario para la manutención o inclusión de la persona en cualquier ámbito social que favorezca la más mínima relación. Favorecer con los fármacos actuales que la persona pueda encontrarse lo más lúcida y estable posible teniendo siempre en cuenta el aspecto social (deseo de relacionarse, efectos indeseables vistosos –babeo, desequilibrio corporal o movimientos involuntarios, embobamiento, somnolencia, enuresis o encopresis, temblores, falta de parpadeo, protrusión lingual, etc.-).

2º Mejorar la calidad de vida de la persona una vez superado el riesgo de muerte social. Ello significa atender a las siguientes necesidades y convertirlas en objetivos sociales:
        a.- Soporte, Ayuda o Acción en el mantenimiento de las Actividades de la Vida Diaria Básicas: comer, lavarse, vestirse, arreglarse, tratamiento de la incontinencia, uso del lavabo, deambulación, supresión de las barreras arquitectónicas.
        b.- Actividades de la Vida Diaria Instrumentales: Uso del teléfono, compras básicas, colaboración en la preparación de la comida, colaboración en el orden y mantenimiento de la higiene del espacio que ocupa, colaboración en el aseo de la ropa, acceso a medios de transporte público, sensibilización y concienciación en las pautas farmacológicas, comprender y participar activamente en el manejo de su economía.
        c.- Atención a la dimensiones psicológica y social básicas: trabajo sobre la capacidad de concentración y la memoria a corto plazo, competencia personal (relación con la familia, relación con los demás, capacidad de desarrollar con éxito actividades productivas –aunque sean mínimas, talleres), entrenamiento en la toma de decisiones habituales ante dos o más opciones, entrenamiento en la resolución de conflictos ante dicotomías u obstáculos.
        d.- Atención a las relaciones personales y afectivas básicas: relaciones familiares, habilidades sociales complejas (iniciar, participar o mantener una conversación elemental –tiempo, futbol-) habilidades sociales avanzadas (saber pedir, saber ayudar, saber agradecer, saber disculparse), expresión y comprensión de los afectos (reconocer los propios sentimientos y los de los demás, valorar y responder en justa medida a los enojos propios y de los demás), capacidad de pacificación (saber pedir permiso, compartir, ayudar a los demás, negociar, mantener un mínimo autocontrol ante las frustraciones, practicar en el entendimiento del concepto “broma”, saber defender sus derechos de manera pacífica, saber rehuir peleas físicas o dialécticas).
        e.- Sexualidad: aprendizaje, respetar y hacerse respetar.
        f.- Bienestar personal e integración: saber desarrollar áreas de interés (intereses y motivaciones), uso positivo del tiempo libre (actividades), capacidad de disfrutar del entorno comunitario (conocimiento de dicho entorno y su oferta, disfrute del mismo y planificación de dicho tiempo).

3º Rehabilitar o habilitar a la persona. Ello significa que la persona no tiene ninguna dificultad o problemática en las áreas individuales, familiares, sociales, formativo-laborales y legales. Ello significa ser autónomo y autosuficiente. Ello se expresa o representa por un éxito total en los objetivos referidos en el punto 2.

Las personas que atendemos en el Projecte Oriol , al proceder en entidades hospitalarias o residenciales, presentan en su ingreso un exceso de dependencia en relación a sus capacidades observadas. Ello no se debe al descuido sino que procede directamente de la operatividad de los centros residenciales: es menos costoso en tiempo y personal duchar, dar la comida, hacerles la cama, etc. que enseñarles a hacerlo.

video
Nuestra ventaja asistencial consiste en la dedicación de una o más personas en dar soporte e instruir a un único o como máximo 2 residentes. Así el primer objetivo que se marca desde el ingreso del residente es el aprendizaje, recuperación de lo aprendido y su manutención asistida en todo aquello que atañe de manera muy directa a la persona: aseo diario, dientes, barba, uñas de pies y manos, vestir y arreglarse, higiene y orden de su habitación y del resto de las dependencias comunes, participación en el proceso del lavado, secado, planchado, plegado y ordenación de la ropa y calzado, participación en el acto de la nutrición (mesa, cocina, mesa, limpieza), mínimos conocimientos de la zona micro-comunitaria y social (locales, paseos), refuerzo en la identificación de situaciones de posible conflicto, refuerzo en la identificación personal en caso de desorientación u otros avatares (documentación, uso del teléfono, uso de los transportes públicos, taxis o policía), manejo del dinero de bolsillo, manejo de compra (tabaco, prensa, alimentos), disminución del consumo de tabaco y del café y un largo etcétera. Y todo ello en orden cronológico.

Y ello lo digo porque a veces la gente piensa que lo más importante es poner como objetivo su autonomía plena y ello, muchas, muchas veces es utópico e imposible de entrada. Hay que empezar a andar pero comenzando por lo más simple que a la vez es lo más fundamental: las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria (referidas en el punto 2).

No olvidemos que solo desde el planteamiento de superación de mínimos podemos ofrecer a la persona la satisfacción de superarse. De otra manera podemos caer como dadores de soporte en la frustración y, lo que es peor, podemos trasladar esta frustración a la persona que atendemos y ello sería devastador para el equilibrio emocional de la persona.

El resumen sería “no le pidas peras al olmo” o “quien mucho abarca, poco aprieta” o “deprisa y bien no caminan nunca juntos” y tantos otros refranes o sentencias populares que dictan el proceder correcto en este campo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario