EL PROJECTE ORIOL

El Projecte Oriol neix el 5 de gener de 2012 com a resposta social a:

1.- Donar una resposta econòmicament viable a persones amb un grau de discapacitat psíquica que precisin d'un suport intermitent o limitat per a les seves AVD (Activitats de la Vida Diària).

2.- Proporcionar una manera de guanyar-se la vida a persones que per la raó que sigui poden prestar el servei que se'ls hi demana.

En sí el Projecte Oriol consisteix en una oferta (cartera) de llars de convivència on puguin conviure-hi 1 o 2 persones amb els titulars de la mateixa a través d'un contracte de convivència que inclou una sèrie de funcions de cuidador. Dites llars es troben supervisades i assistides en matèria d'assistència psiquiàtrica i social pel Gabinet del Dr. Peris.

PER MÉS INFORMACIÓ SOBRE PLACES o EL PROJECTE: 93-125.15.02 - 93-008.31.49 - gabinetperis@gmail.com

lunes, 5 de noviembre de 2012

LA TIMIDEZ, personalidad evitativa 4/4

Marca "Me gusta" en la presentación de nuestra página de facebook PROJECTE ORIOL (nhttps://www.facebook.com/ProjecteOriol.




Venderse por estimación

Esta es una conducta típica en las personas que tienen baja auto-estima. Consiste en no decir “no” nunca a las demandas de los amigos y hasta de los conocidos y, es más, consiste también en ofrecerse a ayudar o hacer por el otro sin que el otro lo pida. El objetivo es siempre ganarse un “gracias” y asegurarse que el otro considere de manera afectiva a quien se vende.

Cuando hablas con éstas personas siempre te reconocen que tienen resquemor por hacer tantos favores y que la gente no les tenga en consideración o que solo los “use” cuando tienen problemas.

Tratar el “venderme por afecto” y el “no saber decir no” es una de las piezas claves en el tratamiento cognitivo conductual de la timidez.


El genio del pincel que quería ser músico

Si bien este fenómeno existe en otro tipo de manifestaciones de la baja auto-estima, es siempre común en los tímidos.

Cuando hablas con personas tímidas, descubres que no valoran su temperamento, ni sus habilidades, ni su inteligencia.

Todos sabemos que los demás nos devuelven lo que proyectamos y si se proyecta baja auto-estima la conducta de los demás es también acorde; de ahí que los demás no se acuerden mucho de quien tiene baja auto-estima y que se aprovechen de él/ella.

En el tratamiento se suelo decir que ellos no conceden valor a sus rasgos entendidos como cualidades. Si les pides que te enumeren cuáles son sus cualidades, muchas veces no saben que decirte o te dicen que el “ser buena persona” ya que entienden que quien aguanta carros y carretas de los demás ha de ser buena persona.

Quizás te digan que se consideran “simpáticos”, “amables”, “serviciales” o que les “gusta hacer favores a los demás”.

Entonces yo les cuento la historia de un chico o chica que quería ser músico porque creía que así sería estimado por los demás y se sentiría realizad@. Pero no tenía oído ni aptitudes para la música. Se deprimió mucho, tanto que al final su familia hizo venir a un médico a su casa. En su cuarto se encontraban expuestos exquisitos lienzos al oleo. El médico quedó extasiado y le preguntó si los hacía él/ella. La respuesta que obtuvo es que sí pero que ello no tenía importancia ni valor alguno.

Con ello les hago ver que lo que ell@s no consideran cualidades puede que lo sean y que sean las únicas que le servirán para afrontar su auto-estima y hacerse valer ante los demás. Les explico que en el ejemplo anterior nunca llegarán a ser buenos músicos pero habrán perdido la opción de ser buenos pintores.

Les explico que las cualidades innatas las tienen todos los seres humanos y que son las únicas buenas que realmente tendremos. Que con ellas hemos de vivir y en ellas hemos de fraguar el sentimiento de auto-estima.

Finalizo diciéndoles que si uno se quiere, los demás le quieren.


Algo sobre el tratamiento

Ya habréis observado que el tratamiento más eficaz y corto es el cognitivo conductual.

Los fármacos pueden ayudar con los síntomas o los pensamientos circulares negativos pero no curan. Lo único que cura (por llamarlo así) es el cambio de auto-concepto.

Usamos fármacos tipo antidepresivos para cambiar la sensación de gravedad de las cosas, bloqueando la aparición de la inseguridad, dan iniciativa y van bien para los remordimientos o sentimiento de culpa; también luchan contra los pensamientos obsesivos (circulares o rumiativos) improductivos.

También podemos usar por unos meses a los ansiolíticos que inhibirán la ansiedad o la harán desaparecer, con lo cual la auto-observación de estar tranquilo favorecerá la comunicación con los demás.

Otro fármaco que se usa es el propanolol el cual inhibe la aparición de los síntomas y signos externos (al cerebro) de la ansiedad: temblores, taquicardias, dificultad respiratoria, rubefacción, etc. Así se corta el círculo vicioso de la auto-observación.

En cuanto al tratamiento conductual recabaremos la información que nos permita encontrar una manera inteligible para la persona de su error de auto-percepción. Si la persona siente que la entendemos hasta en los extremos negativos y rabiosos de su relación con los demás, si la persona siente que tenemos algo que ofrecerle y que el único precio que ha de pagar es probarlo (arriesgarse) y si nosotros sabemos encontrar una rutina (conducta repetida) sin importancia afectiva grande, podemos con su ayuda instruirle en una respuesta alternativa.

Es decir, el protocolo sería más o menos y de una manera generalizada (sin tener en cuenta las peculiaridades de cada persona atendida):

1.- Empatizar. No causar a la persona la sensación de que no es válido. Tomar interés real por lo que le ocurre.

2.- Encontrar su lógica (entenderle). Aprender a usar su discurso para comunicarnos con él/ella.

3.- Poner las cartas sobre la mesa. Que la persona sepa los sentimientos negativos hacia los demás que siente, que acalla y que no cuenta a nadie. Y que sepa que nosotros lo sabemos pero no la juzgamos sino que la comprendemos.

4.- Elaborar una lista creíble de cualidades (podemos usar test psicométricos) con su ayuda.

5.- Elaborar una lista de hechos que le hacen rabia (en el fondo) tener que hacer para los demás y enumerarlas de mayor a menor importancia (según la persona).

6.- Coger el elemento menos importante para la persona y animarla e instruirla para que se arriesgue a decir “no”.

7.- Evaluar los resultados y observar si se produce el deseable efecto dominó en su conducta.

Si el protocolo falla es que nos encontramos ante un caso donde los factores de la personalidad están jugando un papel importante y negativo.

También hemos de escuchar bien lo que nos cuente la persona sobre si ha hecho los “deberes” ya que es fácil que se nos mienta por el miedo que la persona pueda tener a que le consideremos de manera negativa y nos alejemos o le despreciemos.

Si este protocolo falla y a los 3 meses como máximo no se ha avanzado en realidad (no ha seguido los compromisos pactados o lo ha hecho para volver a recaer luego), habrá que armarse de paciencia e iniciar un proceso más de convencimiento que de otra cosa. Podemos probar con técnicas más profundas (psicoanálisis, gestalt, humanismo, neurolingüística, transaccional, etc.) o si vemos que ya no podemos ayudar más, decírselo con sinceridad y recomendarle que busque otro profesional. Recordemos que mantener a un paciente por el puro lucro es totalmente anti-ético y anti-moral.
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario