EL PROJECTE ORIOL

El Projecte Oriol neix el 5 de gener de 2012 com a resposta social a:

1.- Donar una resposta econòmicament viable a persones amb un grau de discapacitat psíquica que precisin d'un suport intermitent o limitat per a les seves AVD (Activitats de la Vida Diària).

2.- Proporcionar una manera de guanyar-se la vida a persones que per la raó que sigui poden prestar el servei que se'ls hi demana.

En sí el Projecte Oriol consisteix en una oferta (cartera) de llars de convivència on puguin conviure-hi 1 o 2 persones amb els titulars de la mateixa a través d'un contracte de convivència que inclou una sèrie de funcions de cuidador. Dites llars es troben supervisades i assistides en matèria d'assistència psiquiàtrica i social pel Gabinet del Dr. Peris.

PER MÉS INFORMACIÓ SOBRE PLACES o EL PROJECTE: 93-125.15.02 - 93-008.31.49 - gabinetperis@gmail.com

martes, 21 de febrero de 2012

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE FIJAR LÍMITES?

Las personas con enfermedad mental crónica o las personas con discapacidad intelectual, suelen ser muy dependientes de los demás y sobre todo de sus cuidadores.

Ello se debe a una falta de madurez que se produce al no superar con éxito la adolescencia debido a su trastorno o bien por qué se ha ido acumulando un deterioro progresivo a causa de la enfermedad.

La tendencia de las personas motivadas es a facilitarles la vida más que intentar explotar sus cualidades de autonomía.

Ello no tan solo produce una mayor incapacidad sino que crea rutinas conductuales (costumbres) que llegan a ser fuente de conflictos.

Me explicaré: son personas que se relajan dentro de rutinas conocidas y aprendidas. Ello no quiere decir que siempre haya de ser igual pero sí que lo ha de ser en lo cotidiano.
La rotura o inexistencia de rutinas les produce desconcierto e inseguridad y estas se traducen en ansiedad que se manifiesta a su manera: recogimiento, ansiedad somática, nerviosismo, insomnio, irritabilidad y hasta agresividad, etc.
Cuando entran en nuestros hogares y vidas es muy recomendable fijar de entrada las normas más comunes (por diarias) tanto de convivencia como de higiene.
Ello también va para con el trato y la dedicación. Así, recomendamos que antes de cada iniciativa que tengamos para satisfacer al usuario, nos pensemos muy bien si podremos mantener dicha iniciativa a lo largo del tiempo.

Por ejemplo: si les permitimos que entre en nuestra habitación una vez, luego será más difícil explicarles el porqué no lo pueden hacer. Si les damos una tisana a las 12 de la noche, siempre será más difícil negarle la siguiente. Si les dejamos ver la TV hasta la 1 de la madrugada o a cualquier hora, siempre será más difícil razonarles que no es ni sano, ni correcto. Y así tantas y tantas cosas que crean malos hábitos de entrada y que luego cuesta mucho enderezar.

Mi recomendación es que se sea prudente y claro de entrada con lo que se espera de la convivencia; las excepciones vendrán con el tiempo y una vez se asienten las rutinas y normas más básicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario